La Importancia de la Primera Carrera

Avatar de Montserrat Morales

Posted on :

Estamos al inicio de un juego que va 0-0 y hay corredores en base. Seguramente los locutores dirán algo así: “realmente quieren lograr esta carrera, los equipos que anotan la primera carrera ganan dos de cada tres juegos”.

Técnicamente están diciendo la verdad. Según datos de Retrosheet, en los 56,393 juegos de temporada regular disputados entre el 2000 y el 2023 con nueve entradas o más y que terminaron con un ganador, el equipo que anotó primero ganó 37,493 veces, un porcentaje de victorias del 66.5%.

Sin embargo, no debería sorprender que anotar la primera carrera de un juego tenga una correlación con ganar. Anotar carreras, en general, se correlaciona con ganar. Pero ¿es cierto, como insinúan repetidamente los locutores, que conseguir la primera carrera es algo especial?

Antes de consultar los datos, mi intuición me decía que probablemente era una afirmación más o menos correcta. Anotar la primera carrera implica, por definición, tomar la delantera. Podría ser más importante que otras carreras a la hora de predecir el ganador de un juego. Pero los números dicen lo contrario.

De las 515,071 carreras anotadas durante los 56,393 juegos mencionados anteriormente, 355.922 (69.1%) fueron anotadas por el equipo que ganó el juego. Por lo tanto, los equipos que anotan la primera carrera de un juego tienen en realidad menos probabilidades de ganar que los equipos que anotan alguna otra carrera durante el juego. De hecho, las carreras que van de la 2ª a la 11ª predicen mejor la victoria que la primera, alcanzando un porcentaje de victorias máximo del .722 para los equipos que anotan la tercera carrera de un juego.

Incluso si se tiene en cuenta el hecho de que no todos los juegos tienen dos o más carreras, y se tratan los juegos sin esas carreras como errores de predicción, la segunda y tercera carreras del juego siguen estando mejor asociadas con la victoria que la primera.

Entonces, ¿qué está pasando?

Parte de la explicación proviene de observar quién anota estas carreras. Aunque los equipos visitantes anotan el 47.7% de las carreras (debido a que los equipos locales con ventaja en el marcador no siempre completan sus turnos al bate en la novena entrada y posteriores, así que esto solo incluye la octava entrada y anteriores), consiguen anotar la primera carrera del juego el 55.5% de las veces. Sin embargo, a partir de la tercera carrera el equipo local tiene ventaja con el 53.9% de la carrera tres y posteriores pertenecientes al equipo local. El desequilibrio entre quién es probable que anote la primera carrera y quién es probable que anote las siguientes carreras impone efectivamente una penalización a la victoria a la primera carrera.

Pero esto no explica completamente el fenómeno. Mirando sólo las carreras anotadas por el equipo local, si anotan la primera carrera tienen un porcentaje de victorias de .728. Pero cuando anotan la segunda carrera, se eleva a .750 y vuelve a ser aún mayor si anotan la tercera carrera, .753. Existe un patrón similar en las carreras anotadas por los visitantes.

Este resultado surge porque es muy probable que el equipo que anota la segunda carrera (68.5% de las veces) también haya anotado la primera carrera. El 68.5% de las segundas carreras supone pasar del 1-0 al 2-0, mientras que solo el 31.5% de las veces la segunda carrera resulta en un 1-1. Lo mismo ocurre con la tercera y cuarta carrera en grados decrecientes.

Pero antes de simplemente declarar que los locutores están equivocados tal vez estemos malinterpretando lo que quieren decir. ¿Qué pasa si interpretamos que “el equipo que anota primero gana” en el sentido de que el equipo que anota primero gana sin perder el liderato? De los 56,393 partidos jugados entre 2000 y 2023, la primera carrera puso al equipo que la anotó definitivamente por delante 24,269 de las veces, o el 43.0%.

Sin embargo, en lugar de señalar algo especial acerca de las primeras carreras, lo mejor es entender que esto sucede porque las carreras sólo pueden ser decisivas en juegos empatados, y todas las primeras carreras ocurren en juegos empatados, mientras que muchas carreras posteriores no. Si nos fijamos solo en las carreras anotadas en juegos empatados, la primera carrera del juego termina siendo la que tiene menos probabilidades de ser decisiva, principalmente porque las primeras carreras se anotan pronto, cuando al oponente le queda más tiempo para anotar.

Por lo tanto, no hay evidencias que respalden la afirmación de que anotar la primera carrera supone una ventaja extra a la hora de hacerse con la victoria. En casi cualquier medida, otras carreras del juego superan a la primera. Dudo que los locutores cambien de tono y comiencen a ensalzar la importancia de la tercera carrera. Pero deberían hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *