Los Destacados de la División Central de la Liga Americana

Avatar de Montserrat Morales

Posted on :

Crédito de la imagen: Joe Camporeale-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Maikel García, Reales de Kansas City

No es imposible imaginar a este equipo haciendo una carrera en la división, lo que califica como un gran paso adelante con respecto a temporadas anteriores. Una forma segura de dar ese salto sería tener un compañero (o dos) junto a los pilares de la franquicia Bobby Witt Jr. y Vinnie Pasquantino. MJ Meléndez es una posibilidad, con una suerte atroz en las bolas en juego que oscurece los buenos datos subyacentes de bolas bateadas que obtuvo el año pasado. Otro es el tercera base Maikel García, quien se mantuvo más que bien después de debutar en 2023.

Como novato, García bateó .272 con un porcentaje de embasado de .323, ambas cifras bastante respetables. Menos alentadores fueron sus cuatro jonrones en 515 apariciones en el plato y el porcentaje de slugging resultante de .358. Sin embargo, hay muchas razones para creer que ambas cifras pueden aumentar, empezando por un porcentaje de bateo duro (95+ mph) superior al 50%, muy por encima de la norma de la Liga. Si se suman el ángulo de lanzamiento y de rociado, se crea una métrica denominada índice de daño, y García también se sitúa en torno a la media de la Liga, con un 22% (la media de la Liga es de ~20%).

Nada de esto significa que García vaya a lanzar de repente 30 bombas, pero sí que sus resultados en el departamento de potencia han sido mucho peores de lo que cabría esperar de un jugador con su perfil de bateo. Eso es particularmente significativo para él y para los Reales; un jugador de cuadro de esquina con un solo dígito en cuadrangulares es casi por definición un jugador de nivel inferior al de reemplazo. Uno que batea 17 y no se poncha mucho, con espacio para crecer, y que además es una amenaza creíble en las bases, es una pieza mucho más prometedora para construir.

Erick Fedde, Medias Blancas de Chicago

La temporada 2024 no va a ser divertida en la zona sur. El equipo de 2023 tenía talento y era bastante malo; el de 2024 tiene menos de lo primero y podría ser incluso peor, especialmente después de enviar al presunto as Dylan Cease a los Padres. Sin embargo, un jugador que despierta mi interés es Erick Fedde, la decepcionante primera ronda de los Nationals que se ha convertido en un as dominante de la KBO.

En serio, sus números en el extranjero la temporada pasada fueron asombrosos, sobre todo si se comparan con los de su carrera en la MLB:

K% BB% GB% ERA WHIP
KBO 29.5 4.5 70.0 2.00 0.95
Carrera en MLB 17.5 9.5 48.9 5.41 1.52

La KBO es un escalón por debajo en la competición—las proyecciones suelen ponderar las estadísticas de la KBO a la par que las de Doble-A—pero ese cambio es casi demasiado espectacular como para obviarlo. Fedde lo atribuyó a su asistencia a un laboratorio de diseño de lanzamientos y a la reconstrucción de su lanzamiento y arsenal por primera vez como profesional.

Estoy muy interesado en ver si esos cambios se traducen en más éxito en la MLB esta vez, y si Fedde puede ser el próximo Merrill Kelly que regresa del extranjero como un lanzador completamente diferente.

Bo Naylor, Guardianes de Cleveland

Los Guardianes necesitan constantemente bateadores que puedan hacer daño, ya que cada año se sitúan en la parte baja de la liga en cuanto a métricas de calidad de contacto. Su filosofía ha sido durante mucho tiempo el contacto hacia adelante, pero eso no ha producido muchos jugadores de impacto en las últimas temporadas. Un jugador dispuesto a cambiar esta situación es el hermano de una de sus pocas historias de éxito: Bo Naylor, hermano del siempre divertido Josh.

Bo es un atleta poco común para un receptor, acumulando robos en dos dígitos en varias temporadas en las ligas menores, incluyendo 20 en varios niveles en 2022. Ese atleticismo también se traduce en el plato, donde tiene el potencial para ser uno de los mejores backstops de la liga a largo plazo. Mostró esa capacidad durante la segunda mitad de 2023, bateando .252/.362/.531 en 174 apariciones al plato después del receso. Eso incluyó una tasa de caminatas del 14.4% frente a una tasa de ponches del 20.1%, cifras que concuerdan con el excelente ojo para las bolas y los strikes que mostró como prospecto. No sólo eso, sino que al final de la temporada las decisiones de swing de Bo también tendían hacia la élite, como lo demuestran sus estadísticas de 350 lanzamientos para SEAGER, nuestra medida de la capacidad de los bateadores para hacer daño en lanzamientos bateables:

En una alineación en la que José Ramírez necesita desesperadamente refuerzos, los hermanos Naylor parecen una pareja fuerte -y muy divertida- de candidatos a proporcionárselos.

Parker Meadows, Tigres de Detroit

Ya he escrito sobre cómo los Tigres podrían ser sorpresivos contendientes a la postemporada en 2024, y su joven y emocionante grupo de bates es una gran razón de por qué. No recibe la publicidad de anteriores prospectos muy apreciados como Spencer Torkelson y Riley Greene,por no mencionar al actual Colt Keith, pero Parker Meadows es otro colaborador completo cuyo desarrollo será clave para el equipo.

Tras exhibir una potente combinación de potencia-velocidad en Triple-A (19 cuadrangulares y 19 robos en 113 partidos), Meadows fue convocado a finales de 2023 y demostró que esas características no eran fruto de la casualidad. Alcanzó una velocidad de sprint del 90º percentil y su velocidad de salida de 104.2 del 90º percentil estuvo por encima de la media (58º percentil para los curiosos) para cualquiera con al menos 10 pelotas bateadas. También mostró un ojo entrenado, caminando 11.7% después de dibujar un pase libre en un rítmo de 11% en Triple-A.

Curiosamente, Meadows también comenzó a hacer algo que fue clave para el éxito de su compañero en la segunda mitad de 2023: elevarse a su lado de tiro. Este es su promedio rodante de 300 lanzamientos de elevados y líneas bateadas hacia el lado de jale.

La muestra fue bastante pequeña—sólo bateó 89 pelotas en las Mayores—pero si es capaz de hacerlo de manera consistente, Meadows podría ser otro en el creciente contingente de bateadores de los Tigres que se dan cuenta de su potencial de poder a pesar de su poco amigable parque local.

Matt Wallner, Mellizos de Minnesota

Pocas cosas son más instructivas sobre el potencial de un bateador que su velocidad de salida en el extremo superior de las pelotas bateadas. El EV del percentil 90 de un jugador es un gran indicador tanto de su potencial como de su potencia actual. En Matt Wallner, los Twins tienen un jugador en un aire muy enrarecido en esa área:

 

Wallner no sólo tiene una potencia que rivaliza con la de Aaron Judge y Giancarlo Stanton, sino que también la combina con excelentes decisiones de swing y un swing optimizado para generar loft. Ya tiene casi todo el camino recorrido para convertirse en uno de los mejores bateadores del juego; el único ajuste que necesita hacer es averiguar cómo hacer más contacto. Su tasa de strikeout del 31,5% fue una de las más altas de la liga entre los regulares; incluso un ligero descenso al 27-28% probablemente sería suficiente cambio para catapultarlo a la élite de los bateadores de potencia de la liga.

Como era de esperar, la principal fuente de su swing-y-miss viene contra lanzamientos de ruptura. En 2023, su porcentaje de abanicada y fallo con estos lanzamientos fue del 41%, lo que no es excelente, pero tampoco está lejos de ser viable si se tiene en cuenta su rendimiento con el contacto.

Gracias por leer

Este es un artículo gratuito. Si lo disfrutaste, considera suscribirte a Baseball Prospectus. Las suscripciones apoyan la investigación y análisis públicos continuos del béisbol en un entorno cada vez más propietario.

Suscríbete ahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *